Ensayos de Música Productivos

El ensayo es un simulacro por excelencia de lo que se va a realizar en público. Si se logra realizar ensayos productivos, ordenados y bien enfocados, al momento de la ministración en el servicio, el aspecto técnico no será el principal distractor, lo que permitirá al grupo centrarse en inspirar y guiar con libertad a la congregación en la adoración a Dios.

* $9.95 es una oferta por tiempo limitado

Capítulo 1

¿LE IMPORTA A DIOS LA CALIDAD?

Tratar de expresar lo que Dios siente cuando ofrecemos sacrificios a Él podría ser algo temerario de nuestra parte, pero en la Biblia encontramos situaciones claras que nos señalan cómo Dios ha reaccionado en ese aspecto.

Por un lado, vemos a un Jesús aceptando la “escasa” ofrenda de una viuda, y más que eso, se descarga en elogios con ella porque la ofrenda fue mayor aun siendo poca. Pero en otra parte vemos a un Dios demandando respeto por parte de los sacerdotes que habían tenido por muy poco los sacrificios que ofrecían a Él.

Ofrenda con excelencia

En Malaquías capítulo 1 desde el versículo 6, observamos cómo Dios exhorta fuertemente a los sacerdotes específicamente por la ofrenda que estaban ofreciéndole. Ahí no habla de pecado, santidad, idolatría o cualquier cosa parecida, está refiriéndose al estado físico de los animales sacrificados.

 

En el libro de Malaquías 1: 7-8 dice:

6 “El hijo honra al padre y el siervo a su señor. Y si yo soy Padre, ¿dónde está mi honra? Y si yo soy Señor, ¿dónde está mi reverencia, oh sacerdotes que menosprecian mi nombre?, les ha dicho el SEÑOR de los Ejércitos. Ustedes dicen: ‘¿En qué hemos menospreciado tu nombre?’. 7 En que ofrecen sobre mi altar pan indigno. Pero dirán: ‘¿Cómo es que lo[a] hemos hecho indigno?’. Pensando que la mesa del SEÑOR es despreciable. 8 Porque cuando ofrecen un animal ciego para ser sacrificado, ¿no es eso malo? Lo mismo cuando ofrecen un animal cojo o enfermo. Preséntalo a tu gobernador. ¿Acaso se agradará de ti? ¿Acaso se te mostrará favorable?”, ha dicho el SEÑOR de los Ejércitos.

Dios reclama fuertemente a los sacerdotes por la falta de respeto hacia Él al ofrecer animales defectuosos o enfermos, desafía a presentarlo a algún gobernante para ver si lo recibirá con agrado.
En el versículo 14 Dios es aún más específico, y ahí se centra el punto de análisis de este pasaje: “Maldito el que engaña, el que teniendo machos en su rebaño, promete, y sacrifica a Jehová lo dañado”. Lo que indigna a Dios es más el hecho de que teniendo la posibilidad de ofrecer algo de buena calidad, dan a Él lo que está dañado.

El reflejo de nuestro corazón

Podríamos deducir que este actuar de los sacerdotes refleja la importancia que ellos estaban dándole a Dios, qué lugar ocupaba Él en sus corazones. Tenían animales en excelente condición disponibles para Dios, pero ellos tomaban de lo peor.

No importa si es mucho o poco lo que está a nuestro alcance ofrecer, el caso es que Dios demanda lo mejor de nosotros.

La pregunta para nosotros es: ¿Qué nivel de importancia ocupa Dios en nuestros corazones? ¿Su lugar en nuestras vidas es suficientemente importante como para ofrecer ofrendas que demandan sacrificio de nuestra parte? ¿La honra y respeto que profesamos darle concuerda con la pasión y dedicación con la que le servimos?

Contenido

Introducción

1  ¿Le importa a Dios la calidad?

2  Importancia de los ensayos

3  Recursos necesarios en los ensayos

4  Estructura de los ensayos

5  Los silencios como parte la música

6   La seguridad: Más argumentos que optimismo

7  Buenos Hábitos Personales

8   Buenos hábitos colectivos

9   Comportamientos nocivos

Acerca del autor

* Disponible para pagar con Paypal

 

Capturas de Pantalla

Obténlo ahora!

Sé uno de los primeros en obtener esta valiosa herramienta y poner desde ya en práctica con tu ministerio, para ver resultados inmediatos desarrollando ensayos productivos.